lunes, 12 de enero de 2015

La lectura y yo

Siempre he estado rodeada de libros. Desde pequeña, las estanterías de mi dormitorio siempre han estado llenas de “El Libro de Vapor”, “El Pequeño Nicolás” o “Manolito Gafotas” (igual fue este el primero que me hizo reír de verdad).  Y los clásicos infantiles también estuvieron alrededor de mí: Heidi, La Cenicienta, los libros de Teo, los Gnomos, Peter Pan, Mil Adivinanzas… a mi madre le gusta mucho leer y eso se notaba.

Mi vecina A. siempre me regalaba libros con nombres divertidos y me encantaba descubrirlos (“Historia de una gaviota y el gato que le enseñó a volar”, “La hija del espantapájaros” entre otros. Y recuerdo con cariño un libro que alguien me dejó sobre algo de un escarabajo volador, unos niños, algo de magia y algo de Egipto pero no recuerdo nada más, una pena!


El primer libro que me atrapó de verdad y que me hizo emocionarme fue Mujercitas, igual tendría 11 años (no lo recuerdo bien), hasta entonces sólo leía por la noche pero cuando me introduje en la trama de la familia March necesitaba leer a todas horas. Luego llegaron el “Ya no soy tu niña” (muy divertido para esa edad) y muchos más.

En el instituto también leía, evidentemente por obligación porque la colección que elegían mis profesores no era, digamos, muy atractiva. “La casa de Bernarda Alba”, “La Celestina”, “El Lazarillo de Tormes”… a que niña de 13 años le puede gustar “Trasfalgar”?? A base de leer obligada perdió para mí la magia de la lectura hasta que con 14 años nos hicieron leer (recuerdo perfectamente a mi profe de lengua de aquel año y como nunca tuve otra igual) “La Dama del Alba, y de nuevo otra vez, se encendió la chispa. Es un libro de teatro clásico pero distinto a lo anterior, lo acabé en dos días y me atrapó de nuevo.

A partir de entonces separé los que leía por obligación y los que yo elegía como si no fueran lo mismo. En bachiller leímos “Un Mundo Feliz”. Si alguien me preguntara sobre qué libro me hizo pensar más sobre la sociedad elegiría este sin duda y también leímos “Como agua para chocolate” que me entusiasmó.


Luego llegó la universidad y mi obsesión por libros de psicología. El día que supe la nota de selectividad me llegó "Déjame que te cuente" (me lo tomé como una señal) así que Jorge Bucay, Paulo Coelho y algunos clásicos entraron en mi vida por entonces (me regalaron “La Divina Comedia” con la dedicatoria más bonita y más cursi hasta ahora: Que este libro de Dante haga nacer mil sonrisas en ti, siembre en tu corazón una semilla de felicidad que nunca jamás llegue a perecer, te de fuerzas para romper tu silencio y puedas mostrar al mundo entero la divina esencia de tu bello ser. Para Rocío).

Con el tiempo decidí elegir libros alejados de lo que estudiaba que ya pensaba bastante en clase, la lectura tenía que hacerme desconectar. A partir de entonces empecé a leer de otra forma (“A Través del Fuego”, “La Sombra del Viento”, “Lo que me queda por vivir”, “Eva Luna”, “Memorias de una Geisha”, “Escucha mi voz”, “El curiosos incidente del perro a media noche”, “Contra el Viento”, “La Soledad de los Números Primos”, “El Primer Día”, “La Primera Noche”, …). Leí mucho en mis años de carrera y me imagino que como a todos, me gustan esos libros que transmiten cosas, a veces buenas y otras no tanto pero esos que cuando llegas a la última página sientes esa sensación entre pena porque se acaba y satisfacción porque lo has disfrutado, con algunos lo conseguí y con otros no, está claro.

No sé muy bien por qué pero hace tiempo que no leía demasiado y creo que estoy recuperando la chispa de nuevo. Os mantendré informados.


9 comentarios:

  1. Yo siempre he sido lectora compulsiva. Tengo el de "La hija del espantapájaros" y recuerdo que me gustó mucho. El principito lo leí en la eso y me hizo pensar. Luego vinieron "el caballero de la armadura oxidada" y "el búho que no podía ulular" molaban porque te hacían pensar en una edad en la que comenzaba a preguntarme muchas cosas. A día de hoy, leo casi todo lo que cae por mis manos. Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo. En esa edad mola porque nunca sabes que te vas a encontrar y aun hay muchas cosas nuevas que descubrir. El principito siempre estuvo por casa pero creo que nunca lo entendi mucho, igual porque era muy pequeña, a ver si lo cojo de nuevo y le doy otra oportunidad. Un besito guapa

      Eliminar
  2. Los escarabajos vuelan al atardecer, de María Gripe, todo un clásico. Creo que es ése el libro que mencionas al principio.

    Yo he pasado unos años sin apenas leer, y es duro decirlo porque soy profe de literatura, pero nacieron los niños, y estaba demasiado ocupada, no mi tiempo, sino mi mente, en un montón de cosas que no me dejaban concentrarme en la lectura. En los últimso años lo estoy recuperando y siento que vuelvo a ser yo.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alaaaa es ese. Muchas gracias, no me acordaba del título. Gracias a tu blog estoy conociendo muchos libros. Ahora estoy con Eleanor y Park. Siempre es un placer pasarse por tu rincon. Y me alegra que hayas encontrado ese hueco en tu mente para volver a leer, creo que a todos nos pasa que por temporadas necesitamos desconectar. Besitos

      Eliminar
  3. A mí también me gusta mucho leer desde pequeñita. Tuve una época en que lo dejé un poco aparcado pero volver a sumergirme en las páginas era algo inevitable. Feliz lectura!!! Un besote.

    ResponderEliminar
  4. Qué repaso más chulo! Yo, como tú, he sido una lectora empedernida. Sólo aparqué un poco el vicio cuando nació Peque. Ahora ya me he reenganchado (sobre todo desde que tengo el libro electrónico, ¡menudo invento!).
    Muas!

    ResponderEliminar
  5. Yo el año pasado leí menos que nunca. Todavía no he escrito el post con las lecturas de 2014, con eso te lo digo todo.

    Besos

    35+2

    ResponderEliminar
  6. Yo empece a leer con mas ganas en la adolescencia,de pequeña no me gustaba tanto y lo hacia por obligacion,pero cuando me aficione ya no lo deje hasta que entre en el mundo de la adopcion y todo eran lecturas sobre ese tema...luego tuve a mi hija y dejeun poco de lado la lectura,y ahora que ya tiene 9 años y tambien tiene que leer vuelvo con las mismas ganas y el deseo de leer.Quedarte hasta las tantas leyendo es un gran placer

    ResponderEliminar
  7. Ay va Rocio...he leido casi todos los que mencionas...... incluidos los de lectura obligada en el colegio. Lo de Trafalgar yo creo que era una prueba de fuego..si leias eso y no le cogias manía a un libro pa los restos es que estas hecha pa la lectura....
    Yo leia muchisimo y sigo haciendolo...no puedo pasar sin leer...para mi es mi forma de relajarme... Mi padre me aficionó a los clasicos Julio VErne, Emilio SAlgari, Alejandro Dumas, Tolstoi...y leo casi todo o que cae en mis manos.
    En lo único que he cambiado es que antes acababa un libro empezado sí o si. Y ahora si me parece infumable paso a otro y punto. Sin remordimientos. Puedo robar pocas horas semanales para la lectura y no voy a perderlas en algo que no me gusta.
    Me ha gustado mucho como has explicado tu evolución lectora ;o)
    Beso enorme guapa!!

    ResponderEliminar